Posted on / by I + Dent / in Blog, Preguntas Frecuentes

ESTRUCTURA METÁLICA: Cómo prepararla antes de cargarla.

Partimos de la base de que el metal puede ser sinterizado, colado o fresado, ya que depende de la técnica usada, el metal se trata de una manera o de otra siendo el fresado el más delicado tanto en repasado con en el horno.

Con la ayuda de una fresa de fisura fina, le damos entrada a la conexión del implante (paso que no sería necesario en una corona fresada ya que la conexión es totalmente pulida), teniendo en cuenta que si la conexión es hexagonal no hay que darle demasiada entrada en la réplica porque podemos conseguir que la pieza rote y el tratamiento no pueda continuar.

Con la misma fresa podemos dar entrada a la chimenea del implante (menos en fresadas), para conseguir que el tornillo entre y salga de la corona sin ninguna dificultad.

Revisamos los modelos en el articulador y nos aseguramos de que la oclusión es correcta y si es así, atornillamos la corona o puente en el modelo de trabajo sin encía artificial para asegurarnos de que ajusta bien y que tiene buen ajuste pasivo en el caso de los puentes. Esto se comprueba atornillando un implante y comprobando que el otro no se levanta nada de la réplica.

El metal debe quedar a unos 2 mm con el antagonista, espacio que ocupará el opaquer más la cerámica. No debe quedar ni igual ni más sobresalido que las piezas adyacentes para que cuando se coloque la cerámica no sobresalga una pieza más que otra. Fosas más bajas que las piezas adyacentes para conseguir una buena anatomía y que las crestas marginales queden todas a la misma altura.

Si todo lo anterior está hecho…

☑ Desatornillamos la pieza o piezas y ponemos la encía en el modelo para comprobar que el metal no presiona la encía, eso se consigue posteriormente con la cerámica.

☑ Quitar del modelo y con una fresa de diamante fino, alisar todos los filos sobre todo en las cúspides, ya que con cualquier filo o borde cortante, la cerámica se agrieta y salta.

☑ Chorreamos la corona con óxido de aluminio excepto la conexión, podemos ayudarnos cubriendo las conexiones con cera. Limpiamos la corona para no dejar restos de óxido y metemos el trabajo en el programa de oxidación al horno de cerámica.

☑ Cuando sale y se enfría, se vuelve a chorrear con óxido para quitar la capa de residuos que sale del horno. Se vuelve a limpiar con vaporeta o agua caliente y se mete un minuto en acetato en la máquina de ultrasonidos.

☑ Con unas pinzas, cogemos la estructura y aplicamos una capa de bonding (material utilizado para que el opaquer se adhiera mejor al metal).

Tras cocerse en el horno, aplicamos capas de OPAQUER según sean necesarias,

normalmente una o dos capas según el color que indique el Doctor.

¡¡Ya estaría lista para cargar la cerámica!!