Posted on / by I + Dent / in Blog

Férulas de blanqueamiento para una mejor estética.

En la actualidad, hay muchos productos en el mercado para realizar en tu propio domicilio un blanqueamiento dental con férulas. Constan de una férula, una jeringa con agente blanqueador (generalmente un gel de peróxido de carbamina o de hidrógeno) y en algunos casos una fuente lumínica para la foto-activación del mismo.

El tratamiento sería bastante sencillo, y comienza por previa supervisión del odontólogo, ya que no se debe hacer este tratamiento con la presencia de caries, enfermedad periodontal o acumulación de sarro en los dientes.

Los agentes blanqueadores pueden producir sensibilidad, por lo que el profesional es el más capacitado para determinar la cantidad de producto necesario y el tiempo de aplicación en función de las características de cada paciente.

Cómo realizamos una férula paso por paso:
  • Cuando los modelos llegan al laboratorio, el primer paso es vaciar la impresión y recortar el modelo en forma de herradura.
  • Con un lecrón o bisturí, marcamos los cuellos para que la férula quede bien ajustada y evitar que el agente blanqueador salga de la férula.
    Realizamos una capa de espaciador con cera en todas las caras vestibulares de las piezas que queremos blanquear.
  • Colocamos una placa de plástico termopolimerizable en la máquina «Vacum» y esperamos a que caliente.
  • Esperamos un momento para colocar el modelo en la máquina ya que si está demasiado tiempo se deshace la cera que hemos colocado en el modelo.
  • Cuando la placa se deshace y baja hacia el modelo en forma de burbuja, bajamos la placa hacia el modelo y pulsamos el vacío para que se adapte totalmente al modelo.
  • Una vez que se haya enfriado, se saca del modelo y se recorta por los cuellos con cuidado de no dejar ninguno corto.
  • Se repasan los bordes de las férulas y se redondean para no producir roces ni heridas en boca.
  • Se limpia toda la cera del modelo y ya estaría la férula terminada para empezar el tratamiento.

Es la técnica más utilizada, dada su facilidad de aplicación, comodidad y efectividad.

El tiempo de blanqueamiento puede oscilar entre dos y seis semanas dependiendo del tiempo de aplicación diario del tratamiento
(de 1 a 3 horas).